El color en la estatuaria griega

Acostumbrados a la blancura del mármol con que lucen hoy las esculturas griegas, no somos tan conscientes de que esas blancas figuras estaban originalmente policromadas. La exposición prevista y anunciada inicialmente para Patrimonio, por razones de fuerza mayor se pospone en su complementación e inauguración hasta nuevo aviso. Se podrá estar viendo en la Galería Ejido del MuHAR, una par de piezas que la conformarán y cartelería provisoria. Pedimos disculpas por tal motivo.

REGRESO AL COLOR
NUEVA MIRADA AL ARTE GRIEGO ANTIGUO


Excavaciones efectuadas a comienzos del Renacimiento permitieron recuperar importantes obras escultóricas de la antigüedad greco-romana, en las que los desgastes producidos por el tiempo habían hecho desaparecer los colores originales. Desde entonces la blancura del mármol fue considerada como norma esencial de la estética clásica tanto por los escultores como por los historiadores de arte.

En el siglo XIX las investigaciones arqueológicas emprendidas en numerosos sitios griegos y romanos documentaron la presencia de coloración en varios hallazgos de relieves y de estatuas. Avances tecnológicos de época reciente han permitido a los especialistas restituir sobre bases fundamentadas el aspecto original de muchas obras y revelar una impactante policromía.

Pliegues esculpidos, efectos cromáticos y la aplicación de joyas y accesorios metálicos permitían recrear suntuosas vestimentas que definían roles y jerarquías de los personajes representados. Especial atención se daba a los ojos de las estatuas, buscando dar intensidad a la mirada por medio de pintura o de la incrustación de pasta vítrea y contorneando los párpados con una línea oscura. La tradición atribuía a Dédalo, maravilloso artífice mítico, “haber abierto los ojos de las estatuas”, creando así imágenes para ver y capaces de devolver la mirada. Ilusión de vida y doble juego de visión y realidad que los antiguos artistas griegos aspiraban lograr a través de la forma, la textura y el color.

Texto de Carmen Ánderson

Compartir